c4

Ya conoces al animal
y su reconstrucción en la mañana:
su alma fría en niebla
los ojos y los estallidos de la sangre.

Ha devorado estrellas y sueños
y ahora es un divagar en el tiempo:
tiempo que echa a andar
como un eco volátil y etéreo.

Ya conoces al animal y – por lo que
intuyes -, su antídoto:
la luz de la memoria diáfana
la luz de las manos inocentes
la luz de las sombras deformes.

La luz, luz y diamante,
la luz que promete
más luz.

Está herido como un remordimiento que corroe.
Está herido como un rayo que grita.

Hombre en luz, verso
en la tarde, bestia
en la inmensidad de la noche.

Anuncios

c3

Como la brisa
que pasa a hurtadillas entre los dedos afilados de los pinos,
o una quimera que era sólo polvo
antes de que la pisase, sin querer, esta mañana
al salir de casa: así, abandonándome al abandono,
te entregaría
el cadáver del amor, para que lo vieses
de cerca,
el conjuro de los besos que me dieron
antes de olvidarme,
y el olor de la nuca de alguna diosa.

Fingiría la lejanía del marfil
tener la llave que todo lo cierra
y las heridas que se abren
con una sola palabra;
la certeza del detalle
quemando una pupila.

Qué no haremos andando en círculo
mirando de soslayo
pasado y origen y avaricia
de vivir…

y la brisa
enredándose y enredándose en la mentira
del tiempo escribiendo sobre el tiempo,
como una nota anónima que dejamos
para que nos descubra al día siguiente
y nos recuerde
que sólo somos la hipérbole de un fracaso.

c2

El tiempo barajando las vidas
la fría razón tratando de abrirse paso en nuestro pecho
la magia de la conciencia queriendo detener un segundo
la imagen, que como la niebla, fluye ante nuestros ojos.

El eco, el remordimiento y el caos
que con mentiras hemos domado,
o,
las cifras que se descuelgan del campanario
– vigilante -. El mundo
de los sueños,
la espuma suicida en el romper de las olas.

El vacío
el dolor
las dudas:
la vida, cuatro letras y un desorden
y el ancla del amor

frente al desfiladero de la muerte.

c1

Soy tinta. Sueño
con caer en un libro en blanco,
romper el silencio con mis huesos quebrados…
y contar tu historia:
los amantes que pasaron por tu cama
– los nuevos amantes se ríen de sus predecesores,
ventilan
sus secretos: Ley
de vida -.

De momento
hago acopio de sol para el largo invierno de mi soledad; ¿Dónde
moriré este año?

Vuelvo
a los surcos de las sábanas que hicieron no sé ya qué cuerpos… pero
tu cama…

Y el amor que avisa a la muerte para que afile su guadaña.