Ansiando la luz tantas veces temida.

Cuando tu presencia se haga incandescencia
y el tiempo sangre por mi daga indestructible
y aspire el espacio a grandes bocanadas ciegas
– hasta encontrarte -;
entonces
jugaremos a no tener pasado ni futuro:
sólo presente, luz y lluvia,
que como en una catarata
caerá por los senderos de tu cuerpo
hacia la tierra que un día
nos dará la bienvenida;
mientras tanto: memoria
de las horas que pasamos juntos
ansiando la luz
tantas veces temida.

Anuncios

En su lecho de muerte…

Su padre murió un lunes
en su lecho de muerte le dijo:
“Trátala bien, pase lo que pase”.

Volvió a morir un martes
en su lecho de muerte le dijo:
“Come toda la sal que quieras
pero no olvides
tomarte la pastilla de la tensión”.

Volvió a morir un miércoles
en su lecho de muerte le dijo:
“Sé bueno, pero aparenta ser mejor”.

Volvió a morir un jueves
en su lecho de muerte le dijo:
“Trabaja, pero no te mates”.

Volvió a morir un viernes
en su lecho de muerte le dijo:
“El tiempo es la única verdad,
la muerte todo lo puede”.

Volvió a morir un sábado
en su lecho de muerte le dijo:
“Llévate bien con los bancos”.

Y el domingo
descansó
de tanto morir.