sin fin ni principio…

Levanto la vista
sobre el horizonte de la piel que me ha acogido
salgo
del vientre donde olvido la sed ahogada del deseo
hacia la noche sola
de las palabras a la deriva como pájaros,
o los cuerpos sin vida
que buscan otro cuerpo
para ser algo más que los metales,
o la fórmula de la luz en retirada
que queda en los espejos en la mañana sin nombre.

Acaricio
la mano aún cómplice en el llanto
en el entreacto del insomnio, cuando
la sal acude a mi boca
– qué importa que estés más fría que de costumbre: debes
soñar con la brisa gélida del tiempo.

Vuelvo
a mi respiración para encontrarme
vivo
en la certeza del amor:  única esperanza con la que cruzo
los días
como círculos concéntricos sin fin ni principio…

Anuncios