La eterna espera

La eterna espera, suave,
casi pasa, como
un río seco: del silencio
del guijarro a los ecos
de los muertos.

Casi pasa, como
mi rostro indolente: ¿Quién
puso el cansancio
arriba, en la frente: la firme dovela
que se resquebraja y se
deshoja
en cisnes blancos.

Noche de alumbrado amarillo
y de pasos perdidos,
pasa
la eterna espera
cuando,
con pies descalzos
avanzo hacia tu río de luna:
del silencio de sus cráteres
a los trinos de los pájaros.

Anuncios