Canas

Mira vencido el día
que camina a tu lado,
las escamas de la noche,
estrellas frías, azules de sueño.
Las horas y los minutos
como una humareda,
como el polvo solo
mintiéndose a los ojos;
en una tierra donde no pasa nada
sólo los días en la portada
del periódico.

Ceniza, eso queda,
el tiempo mirándose las uñas,
manto de plata que fuera fuego
devorando las laderas y las sombras.

Anuncios