Ojos.

No te lo pude decir con la mirada
pese a que mis ojos se clavaban en tu rostro:
Siempre andando a ciegas por el universo de mi ombligo.

Quizás el río en que fluía
la luz violácea de la tarde
– en sus oscuros meandros, en sus cenagales invisibles –
no fuera más que un tiempo lleno de vivencias desdeñables.
Triviales paisajes tatuados por el viento
en la piel de la costumbre – fuego sobre fuego -.
Quizás la palabra cayera por su peso
en la tierra agrietada, bajo la el mármol de un eco entumecido.

Busqué en las voces de otros:
en sus metáforas, en sus símbolos,
en sus símiles… en el cielo de sus fauces
– por si algo quedaba reservado al misterio -;
cómo decírtelo;
sólo quedó la silueta de un hombre
renco, arqueado hacia el lado,
acercándose a Dios con el oído más próximo
al suelo – quién sabe
qué futuros -; y
una página en blanco llena de vacíos:
de posibles, de anhelos, de miedos.

Hay diminutos seres sin materia ni conciencia
en torreones de granito: neblina de memorias,
preludio de cuerpos
desnudos; tierra prometida, frenesí de corales
espectrales, regocijo de músicas
venideras:

Páginas en blanco virginales e inexploradas
para que las anegues con torrentes
de tinta, de luna:
y de sueños.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s