La sirena.

Hay un paseo en las afueras
que zigzaguea al compás del río,
por él han paseado melancolías
alegrías y neutralidades,
gente sola o en grupo,
alguna estatua – tal vez sea mentira –
hablando unos, en silencio otros
y todos jadeando un poco
al llegar al repecho que hay en el último tramo.
Pero ninguno ha visto
la sirena que hay a medio camino
con su parte pez metida en el agua
y su rostro tostándose al sol,
muy queda;  alguna vez
se fuma un cigarro, e
inmediatamente después se come
un caramelo de sabor a menta:
por si acaso
tuviera que dar un beso en la boca
a un transeúnte perdido
que sin buscarla la encuentre
y, en ese momento,
haga futuribles con ella
haciendo, eso sí,
una piscina en casa – en que
meta su parte pez – y
se fumen un cigarro mientras que,
como adolescentes se digan
lo mucho que se quieren.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s